4.11.05

Insomnio ripio

Soy la causa de mis problemas, el crítico infatigable, a todo le falta el acento.
La originalidad no se busca, se encuentra.
Lo de la palabra que arañe el corazón es una mentira, qué puede hacer un gráfico que no hagas tú.
Para hacer reír hay que ser un chiste.
Cómo ser inmortal cuando eres del montón. Cómo creerse del montón cuando eres inmortal.
Es imposible muchos días salir de la cursileria de tu propia vida.
Es imposible no rozar la ñoñería cuando eres feliz, y es imposible ser feliz sin ser ñoño.
La lucidez es darse cuenta de lo estúpido que es uno, y de las pocas esperanzas que hay de cambio a costa de tu propia ignorancia.
El infinito y lo abstracto tienen cara material, para cada uno distinta.
Todos queremos impresionar sin demostrarlo, pero nadie quiere dejar claro que se intenta impresionar, y el anonimato y la mediocridad son una cara consecuencia.
Todos somos mediocres, fuimos creados para intentar superarlo, en la gran mentira de que habrá vidas suficientes para conseguirlo. Ni el chacra te ayuda ni el karma es la última vida, la más perfecta. Sólo no es mediocre quien no se lo cree y quien consigue por azares del tiempo y el espacio hacer creer a los demás que no lo es.
Creemos evaluar por globalidades, en realidad prejuzgamos por detalles. Son esos detalles la realidad. No hay globalidad.
El día que no pueda cambiar mi máscara cada vez que me levanto estaré muerto.
Cada día es un escenario distinto, un personaje distinto, sólo que no siempre hay público.
Se necesita público cuando representas una obra, y cuando no hay nadie...No hay obra, sólo amagos de gestos exagerados e imprecisos. Sólo una obra sobre otra resarce el error. Sólo una obra global hace ver las gradas llenas, en detalle huecas y rellenadas de miserias de obras anteriores.

-Duérmete, anda, no sabes lo que dices. La retórica es el cuento de las ovejitas para ti ¿no?.
-No, es mi ego con una pizquita de insomnio.
-El insomnio es coger el hábito de la retórica a horas intempestivas. Y jugar al ajedrez con la autoconciencia de la soledad, los miedos (nunca hay sólo uno), y las esperanzas (nunca hay sólo una).
-Al final todos somos iguales...

8 comentarios:

ideas dijo...

Cada día nos reinventamos, ponemos brillo en la mirada, e ilusión en esas pupilas que sueñan en voz baja...

Rodolfo N dijo...

En realidad, todos somos mediocres, la vida es una mediocridad finita, y la creación es una mediocridad eterna.
Cuesta entender la creación imperfecta y cuesta sostener el misterio de las contradiciones terrenas.
"toda pasa, todo queda", "se hace camino al andar", cantaba el Catalán. Vivimos intentando desentrañar un misterio y buscando una explicación que quizá no exista.

martika dijo...

De alguna manera todos somos mediocres y todos somos genios; la diferencia entre unos y otros es la curiosidad y las ganas de superarse...
Besos

KATSUMOTO & KOYUKI dijo...

"Todos somos mediocres, fuimos creados para intentar superarlo, en la gran mentira de que habrá vidas suficientes para conseguirlo."

Me gusta esta idea. Me da que pensar...

Joselu dijo...

Texto lleno de paradojas sugerentes e imágenes poéticas. La vida oscila entre la pequeñez irrisoria (Ridiculum vitae) y la grandeza de algunos momentos, pocos pero algunos. Nuestro trayecto es corto pero en él se suman decenas de miles de imágenes que sólo un intento de lógica logra coordinar y dar un sentido, pero lo cierto es (más bien intuyo) que sólo habrá un momento en nuestra existencia en que veremos nuestra vida como totalidad. ¿Otras vidas? ¿Para qué pensarlo?

simalme dijo...

Gracias

el anónimo de siempre dijo...

Cada día procuro ver menos la tele. No entiendo cuando hablan de la pandemia de la gripe. Eso sí es una cara consecuencia. El anonimato y la mediocridad son la linea recta del cuaderno aunque el resto del mundo se empeñe en lo contrario. "is this the world we created?" que cantaba Queen.

simalme dijo...

Anónimo de siempre, tan cabal como siempre.