12.12.10

Los perros de la crisis

Hace tiempo, unos científicos con bastante mala leche, introdujeron a unos perros en unas cajas con comida; sólo podían recogerla pulsando un botón. Pero una vez aprendido, a estos científicos tan simpáticos, se les ocurrió rodearles de rejillas electrificadas y aplicarles una descarga eléctrica cada vez que apretaban el pulsador. Los pobres perros, al principio, se ponen nerviosos, van de un lado a otro de la caja, gimen y buscan comida desesperados, según va creciendo el hambre. Hasta que llega un momento en el que se dan cuenta de que todo esfuerzo es inútil y se arrinconan, muertos de miedo, sin hacer nada, esperando su final. Es el fenómeno conocido como “indefensión aprendida”.

La mayoría de nosotros, como los perros, sólo intentamos llegar a nuestro plato de comida. Pero de repente alguien electrifica el camino y nos electrocuta de vez en cuando, para tener cajas más grandes y que no podamos morder. Los bancos nos mienten y nos dan un dinero que no existe, pero con el que se enriquecen. Cuando todo se destapa, tenemos que pagarles de nuestros bolsillos sus mentiras ¿qué significa eso? Que les regalaremos nuestros ahorros mientras endeudan nuestros servicios, con lo que tendremos que acabar pagándolo con nuestro propio plato de comida: plas, calambrazo. Como la cosa “está muy mal”, se ponen todos a despedir como locos. El objetivo es que los que ponen las rejillas electrificadas no lo paguen, claro, que para eso son suyas. Por eso se hacen “reformas laborales” en las que se abarata el despido para hacer más fácil los calambrazos y que los que electrifican nuestras vidas tengan más poder, para más cajas y más obstáculos a nuestro plato de comida. No contentos con eso, como ven que el perro sigue teniendo un platito chico para comer en forma de subsidio pues, calambrazo, a quitarlo. Se oyen voces diciendo cosas como que ya vale de tanta comida para los perros, que eso no se puede sostener. Así que se inventan una campaña de alimentación a los perros que ya están muriendo de hambre en forma de “rescate”. Eso significa que te darán un plato y tú tendrás que pagar tres; con lo que más y más perros caen y se arrinconan. Eso sí, las rejillas, al haber más espacio, son cada vez de mejor calidad y más mortales.

A todo esto, a un grupo de perros, se le ocurre montar una huelga. Los perros pijos, tipo Yorkshire, y éstos con lacitos que van en brazos de mujeres ricas y son siempre franceses, acostumbrados a vivir bien, gritan y se quejan. Pero los podencos españoles, con cara de hambre, agachados y en plena indefensión aprendida, se arrinconan y te ladran si te unes a la huelga, no vaya a ser que los pocos que tienen algo lo pierdan. Así que, cuando les dicen que tendrán que luchar hasta viejitos por su plato de comida, se callan y suspiran.

Hoy, los Profesores Frankenstein de las cajas electrificadas están planeando una mordida general al cuello de los perros españoles en forma de “rescate”. Cuando un 20% ya está arrinconado, sin poder siquiera buscar su plato y, además, el de seguridad se lo quitan, planean con nuevos calambrazos. Su sed de sangre no se calma con nada…

En los experimentos con los perros y las rejillas electrificadas se comprobó una cosa. Había un mínimo porcentaje de perros que no se arrinconaba; gemían, ladraban, gruñían y arañaban con las patas la puerta por donde salía la comida. Hasta que, algunos, agrupados, lograron romper la caja…

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente cierto. Somos perros, y nos tratan como tales.

Anónimo dijo...

Cierto, somos perros y como tal nos tratan, ya no sabemos ladrar

Anónimo dijo...

cierto, somos perros y como tales nos tratan

Anónimo dijo...

Grande, he encontrado lo que he estado buscando

Lisa dijo...

Me ha gustado, solo que como amante de los animales veo todavía con más espanto lo quequieres decir...

Ojalá no existieran ni las cajas ni los horribles dueños, ojalá pudieramos vivir en paz con la comida a nuestro alcance y sin guardianes ni gobernantes enagenados por el poder.

Un saludo

simalme dijo...

¿Y qué estabas buscando, anónimo 2?

Muchas gracias a todos, me alegro que os llegue como a mí me llegó a la cabeza...con rabia e impotencia.

Eloi BLQ dijo...

estoy bastante de acuerdo con tu análisis de la situación.

viviendo en Francia sé de los avances sociales de los que disfrutamos y siendo catalán, pues sé que en España no tenemos ni tres cuartos (incluso menos) de lo que hay en Francia.

Puede parecer que los franceses se quejan por vicio, pero no creo que sea así. Hay mucha pobreza y, sobretodo, hay más diferencia social entre pobres y ricos. Es por eso también que hay los avances sociales, sino aquí en Francia ya habría explotado hace tiempo. Eso Mitterrand lo supo ver muy bien.

Tengo un amigo que dice que en Francia habrá otra revolució cuando eliminen el RSA (antiguo RMI, la tele y los anti depresivos). Creo que no hará falta el conjunto de los tres. El año que viene se comienza a tocar la sanidad y el RSA (parte de la seguridad social). Si, por otra parte, el euro desaparece, como puede ser que ocurra, se va a montar un picatoste.

Por su lado, España solo espera a que la derecha llegue al poder. Entonces, estará dividida y tal, pero se comenzará a liar. Sobretodo cuando el paro comienze a subir hasta el 30%

Bueno, siento soltarte el rollazo, en todo caso, me pasaba por tu blog y me ha gustado la entrada

saludos

h.j. dijo...

comparto los comentarios de todos, más que eso, me uno al "asco" que este tipo de cosas representan.

simalme dijo...

Es una vergüenza: nos tienen atados de pies y manos.

Juan Pablo Quesada dijo...

!!! Guau, Bark, Larf, Woef, Haw, Wang, Woof, Boj, Zaunk, Vuh, Ouah, Bho, Wan, Bau, Hau, Au, Hav, Wau, Hoang !!!!!

simalme dijo...

Juan Pablo, más bien sería: grrrrrr