7.9.07

La chispa adecuada

Las palabras fueron avispas

y las calles como dunas

cuando aún te espero llegar

de un momento a otro

en un ataúd guardo tu tacto

una corona

y tu pelo enmarañado

queriendo encontrar

un arco iris infinito

Mis manos que aún son de hueso

y tu vientre sabe a pan

la catedral es tu cuerpo

(no será del enemigo)

eras verano y mil tormentas,

y yo el león que sonríe a las paredes

que he vuelto a pintar

del mismo color

no sé distinguir

entre besos y raíces

no sé distinguir

lo complicado de lo simple

y ahora estás en mi lista

de promesas a olvidar

todo arde si le aplicas

la chispa adecuada

"escribe con carbón

y en mi pensamiento,

que cruzamos océanos de tiempo

dibujando los garabatos

de mis fantasías

poco es tanto

cuando poco necesitas"

el fuego que era a veces propio

la ceniza siempre ajena

blanca esperma resbalando

por la espina dorsal

ya somos más viejos y sinceros,

qué más da

si miramos la "laguna"

como llaman a la eternidad

de la ausencia

4 comentarios:

Rodolfo N dijo...

Buenísimo!!!
El 21 estan en Buenos Aires y mi hijo los va a ver...

Bato dijo...

Hola guapa. He estado ausente (Del blog y de muchas cosas).
Nunca me gusto que tuviera que recurrir a la esperma derramada, por lo demás, es de mis letras favoritas, junto con otras de este lp.

bss

peyote dijo...

cada imagen, y en especial la del tacto en el atud, son una delicia en este poema.

Saludos.

Maryanne dijo...

"La eternidad de la ausencia"... A veces se siente una eternidad.