13.11.07

Hay gente que conoces, que quieres retenerlos, pero se van. Y pasan los años, algunos siguen ahi, distintos, otras vidas, sigues queriendo retenerlos, pero se van. Y los días, los hay buenos, antes de que se acaben sabes que se van, y ya te estás despidiendo, el día siguiente no será tan bueno, quizá fue la última oportunidad de hablar con alguien, de compartir algo, de expresar algo que nunca te atreviste, de saber cosas que nunca supiste, pero se fue. Te levantas, ya pasó, acostumbrado a resignarse, a no pedir nada, a adaptarse a que lo que tienes no es lo que pides, y lo que pides lo tienes como una estrella fugaz, que antes de verla ya la estás recordando. Haría una lista de cosas por hacer, casi siempre con las personas, y me dedicaría a llevarlas a cabo. Quizá así sería más feliz. Pero sabes que no, que todo tiene sus consecuencias, sus límites, sus obstáculos. En una terapia le tuve que hacer ver a un adolescente de 15 años que no todo lo que se quiere, por el hecho de quererlo, se tiene. Me dio una pena horrible. Tantas cosas que no son, que no deberían... Cuánto cuesta adaptarse a esto.

7 comentarios:

Amor dijo...

simalme, lo suyo es demostrar que sí se puede, no aceptar la convención, atreverse a hacer real el sueño, ¿no crees?

:-)

amor

rubén dijo...

Pero los sueños que no se cumplen son más reales que los días que pasaron, y las personas que se fueron no se llevaron con ellas lo vivido. A demás, a veces tienen que irse para dejar sitio a otras.

Un abrazo.

Rodolfo N dijo...

Pero cada día uno puede esperar una palabra bella, y quiza esa única palabra le ilumine el alma para toda la vida.
No todo lo que se quiere se tiene,es cierto, pero en todo lo que se tiene siempre hay algo que se quiere intensamente...y no nos damos cuenta, no?.
Besos

Joselu dijo...

Hoy he estado viendo una exposición de cadáveres plastificados chinos (nada morbosa). Se veían su sistema muscular, sus vísceras, sus arterias, las terminaciones nerviosas... Había puesto los especímenes (así los llamaban)en actitudes como jugando al basket, o tirando dardos, o dándose la mano delicadamente. Probablemente en vida estas personas se creyeron muy importantes y hoy ya los ves en una segunda vida, siendo más famosos de lo que soñaron ser en la vida primera. Pero no lo pueden disfrutar demasiado (creo).

Lluvia dijo...

Amoldarnos a la realidad y seguir fomentando nuestras ilusiones es un privilegio que nunca deberiamos relegar al olvido.
Me encantó que la casualidad me llevará hasta tu casa.
Un abrazo lleno de admiración desde Valencia

JM dijo...

Gracias, aunque tarde, por tu visita he estado un poco desconectado. Si has leido mi blog te habrás dado cuente de los problemas que he presentado. Sin embargo gracias a Dios, sigo de pie.

Es muy cierto lo que escribes, todo tiene sus consecuiencias.

Cariños desde Puerto Rico, José Miguel

JM dijo...

Gracias, aunque tarde, por tu visita he estado un poco desconectado. Si has leido mi blog te habrás dado cuente de los problemas que he presentado. Sin embargo gracias a Dios, sigo de pie.

Es muy cierto lo que escribes, todo tiene sus consecuiencias.

Cariños desde Puerto Rico, José Miguel