13.10.08

Tengo estos huesos

Tengo estos huesos hechos a las penas
y a las cavilaciones estas sienes:
pena que vas, cavilación que vienes
como el mar de la playa a las arenas.

Como el mar de la playa a las arenas,
voy en este naufragio de vaivenes,
por una noche oscura de sartenes
redondas, pobres, tristes y morenas.

Nadie me salvará de este naufragio
si no es tu amor, la tabla que procuro,
si no es tu voz, el norte que pretendo.

Eludiendo por eso el mal presagio
de que ni en ti siquiera habré seguro,
voy entre pena y pena sonriendo.

Miguel Hernández

3 comentarios:

Joselu dijo...

El amor como tabla de salvación existencial.

Rodolfo N dijo...

Una grande de verdad...
El de las lecturas placenteras.

versionscelestes dijo...

Hola!

Me gusta este blog y seguiré con interés los posts. Cuando tenga mas tiempo comentaré.

Espero que en algún momento puedas darte una vuelta por el mio

Con un saludo celeste,

Versions.