28.12.08

Regalo de Navidad


Por parte de madre tengo cuatro primos. Los mayores son más o menos de mi edad. Los he visto una vez en mi vida, que yo recuerde. Tendría 4 años y fuimos al campo a ver a mi abuelo. Sólo recuerdo que había bichos de alguna clase sueltos, no sé si ovejas o perros. Y que tenían una casita de perro donde me escondía como si fuese mía. Había también una piscina, más bien alberca. Y mi abuelastra me regaló una muñeca de estas que tocan diana con una trompetita y va vestida de militar. Desde entonces no los he visto. Sólo alguna llamada por navidad y poco más. Últimamente, sin embargo, será que nos vamos haciendo mayores, estamos más en contacto. Primero fue mi hermano a verles. Este verano fue toda la familia (menos yo) porque mi abuelo estaba hospitalizado. Me escribo por internet con mi prima y nos contamos cómo va todo y que hay que cuidar a nuestras madres, que bastante mal lo han pasado ya. Ella ha estado muy enferma, pero lo ha superado y ahora espera un niño. Yo no fui este verano pero en las fotos se les ve muy emocionados. No tenemos casi fotos de ellos. De bebés y muy pequeños, las únicas imágenes que se me venían a la mente cuando hablaba de ellos. Y de repente, en las fotos de este verano, verles mayores, a alguien que no conoces pero que comparte sangre y que incluso se parecen a ti más que el resto de tus primos. Los veía y me decía, sí, ahora sé de quién tengo así los ojos, o el pelo... Y, de pronto, hoy, mi prima me manda esta foto. Estamos en el campo de mi abuelo, ella y yo (la del pelo largo). Sería esa vez que recuerdo lejanamente. Al abrir el mail y reconocerme en una imagen en la que no me he visto jamás, de hace más de 25 años y con unos primos de los que sólo atesoro unas pocas fotos, se me erizó el pelo. De pronto, la prueba viviente de que hubo relación, de que somos la misma sangre, y que son algo más que dos retratitos de comunión.

Gracias, Sagra, y todo lo mejor.

7 comentarios:

Joselu dijo...

Fotos hermosas que vuelven como fantasmas evocadores del pasado. ¡Cómo me gustaría tener a mí fotos de mi niñez, pero se han perdido todas, o casi todas!

fmop dijo...

Se puede decir que no has perdido tu mirada de niña.

Jordim dijo...

Son esas fotos que producen el efecto facebook, de cuando ves a la gente que hace mucho que no ves (que es para lo unico que parece servir facebook..
Gracias por pasar por las Proyecciones..

Rodolfo N dijo...

Silvia: se dice que se vuelve a los recuerdos, nunca a los lugares...
Yo tuve una infancia muy feliz, con cantidades de primos y mis dos hermanos. Todos los años nos juntabamos en nuestro pueblito natal (Tornquist) al sur de la Pcia de Buenos Aires.
Estabamos de vacaciones un mes!
Con toda la libertad de las calles de tierra, la plaza bellísima con un lago con algún cisne y un castor...
El panorama de las sierras en el horizonte, el aire pesado y el sol a plomo de las tardecitas...
El alma limpia, la esperanza inmensa.
Los reproches ausentes , la alegría permanente...
La casona grande de nuestra abuela y ese patio enorme de tierra con higueras y perales donde brillaban nuestros sueños de Tarzán...
Esa preciosa foto que pusiste, con la paz y ese camino de tierra que los acompañan ,la inocencia de esos rostros, la picardía...trajo a mi memoria una emoción inolvidable. Gracias.

PD:disculpa lo extenso de este comentario, pero esa imágen asociada a bellos recuerdos lo provocaron.

aljorista dijo...

Ayyy, Navidad Navidad Navidad, pura magia...


Muy Feliz Año 2009, un beso!!

Toupeiro dijo...

Te deseo un año nuevo plagado de felicidad.

FER dijo...

Cómo mola la foto! Las típicas que dan la vuelta al mundo y están en todas las casas, en todas...

Que tengas una feliz entrada de año. El 2008 lo dejamos ahí, que se las apañe solito. Puñetero él.

Un beso