31.12.05

Todavía viva

Aquí estoy. Sin ganas de escribir, pero con la necesidad de decir algo. ¿El qué?. No lo sé. El folio está en blanco y se me dibujan imágenes, todas parecidas. Tendré poca imaginación. Intento escapar de las ideas de siempre, pero vuelvo a caer en mis propios tópicos.
Ayer hubo susto. Cuando alguien se pone enfermo en Navidades es como más desgracia aún. Y esta noche, además, comeré las uvas en el hospital esperando la llegada de mi sobrino. Si es que las como. Aunque me da igual, no me gustan las uvas.
A veces parece que todo sale al revés. Debería haberlo conseguido antes de que naciese, pero no. El crío se adelantó, y yo me atrasé.
Qué indiferente, qué frío y pesimista suena todo esto. No me gusta. Pero no puedo evitarlo, como dice Valmont, no puedo evitarlo. Me gustaría escribir algo con humor, optimista...No puedo...Siempre es alegre la venida al mundo de un niño...Pero va a traer problemas este bebé, y no puedo olvidarme de eso.
Una vez me dijeron que no se le podía pedir tanto a la vida, que entonces todo se vuelve frustración. Desde entonces pienso que mis desilusiones son fruto de las enormes esperanzas que tengo en la vida, en la humanidad. Hasta que llega el palo, la derrota, el cabreo, la tristeza y de nuevo las esperanzas, la ilusión...Hasta la siguiente caída. Así que, si a alguien le importa, no os pongáis tristes porque yo lo esté. Simplemente vedlo como mi continua cadena de deseos e impotencias, de ilusiones y decepciones. Como el ciclo de la vida (ahora me parezco al rey león), nacimiento y muerte. Cuanto más "extremado" se es, sensible, apasionado, vitalista, o como se quiera llamar, vives todo más a fondo. Hasta el último detalle se te graba a fuego. Los sueños son mayores y más altos. Pero las caídas más profundas. A veces soy adoradora de mi imposible moderación. Otras veces se me dibuja como el sueño de la muerte en vida. Y para bien, o para mal, por lo menos por ahora, quiero sentirme viva. Aunque sea a base de golpes. Así que,en el nuevo año, abriré los brazos a los fracasos y los saludaré con un: "aquí estoy, todavía, viva".

10 comentarios:

iralow dijo...

Leete a Schiller...está un poquito más abajo.

No se si te servirá de algo, pero quien te escribe podía no haber pasado de los 2 años de vida, y ya ves.

A mi tampoco me gustan las uvas, pero a veces para empezar a creer en algo hay que hacer un rito tonto, y tal vez sea el comienzo de algo bueno. Si al final resulta que no lo es, cambia el método, confía en tí misma y en los que quieres.

besosmil

tipodeincógnito dijo...

O tan poco hace falta Schiller ahora. Estar triste en nochevieja es revitalizador, tonificante, bueno. Enfrentarse a la norma, aunque sea obligada, no depara malos presagios. Y qué si las cosas no son como debieran: quién marca el deber y quién el placer. Feliz año? No, feliz y punto. Y si no se puede tampoco iremos a rasgarnos las vestiduras. He dicho.
P

Javier Munguía dijo...

Un saludo, Simalme, un abrazo y feliz año.

Joselu dijo...

Y así te queremos. No te preocupes por lo del bebé. Con los medios que hay actualmente, los mayores sustos terminan en nada. A mí esta noche me resulta especialmente inaguantable. No me gusta tampoco comerme las dichosas uvas. El año pasado mi mujer ingresó en el hospital con altísima fiebre y una fuerte neumonía el 31 de diciembre. Me pasé la noche cuidándola y creo que no he pasado noche más feliz y satisfecho, sin gente, sin aglomeración de familiares, sin la obligación de pasártelo bien. Me tomé una cerveza y un bocadillo de jamón y tuve el placer inmenso de no comerme las uvas. Je, je, je. Hoy no tiene solución y tampoco voy a pedir que haya alguien ingresado. En fin, una aburrida Nochevieja más. La detesto. Un abrazo. Ya ves que coincidimos en algo. Feliz año, eso sí. Y no lo olvides, te queremos como eres.

KATSUMOTO & KOYUKI dijo...

A veces no me gusta trasladar sentimientos en palabras; por eso no se que decirte; me quedaria corto seguro.

Solo que aqui estoy...
y..que,
sigue el hilo de mis emails si...
ok.

Silvia Maria un abrazo, muuy fuerte!

Katsuu.

Rodolfo N dijo...

Realmente es muy dificil ,decir algo, "las penas son inmensamente nuestras" , pero si de algo te sirve te tiendo mi mano, y escribe ,si es que puedes, porque haces vivir a los demás. Es difícil no?.
En "música" extrañe tu comentario, pero recuerda que aún en lo mas crudo del invierno, suele pasar la primavera. Abre tu puerta y espera, quizá este apareciendo alguna rosa. Te esperamos.Que el bebé te traiga dicha.
PD.Casualmente en comentarios de "poesia", respondía, para cuando estemos "bajo".Fuerza y un abrazo

Bato dijo...

Cuando la universidad, un tiempo me clavé en el rollo de los buscadores del origenes del conocimiento, y las eternas discusiones de la existencia objetiva o subjetiva de la realidad... luego, otro tiempo, estuve en el asunto de los mitos, los totems, y finalmente lo símbolos que en teoría es lo que le dan significado al mundo...después combine algunas y otras, leí esto y aquello, y me gusto mucho un libro perdido de un "pocho" (mexico-norteamericano) que estuvo en las mismas búsquedas, y cuando se le murió su mujer, se dió cuenta que lo q

Bato dijo...

que importaban eran las emociones, y como cada cultura -y el individuo que la aprehendió- podía controlar esos "momentos" para poder seguir adelante. No he vuelto a leer nada de eso en mucho tiempo, pero sigo convencido de que más allá del posible control y descubrimiento de mis traumas y frustraciones, está mi capacidad de hacer que mis "momentos" puedan ir de lo llevadero a la felicidad. Por eso leo, escribo, veo cine; por eso tomo; por eso rezo; por eso, aunque el rolló de la navidad y el año nuevo no sean tampoco mi máximo, abrazo y beso en esos días a mi seres queridos.

me hiciste reflexionar, y escribir esto me hizo sentir bien. gracias.

saludos

Slv Vr dijo...

como no voy a ponerme triste si mi guia/ escucha en estos ultimos meses esta asi.

tal vez iralow tiene razon, leete a schiller.

un besazo y feliz lo que sea

Pip dijo...

Todo se desvanece. Sube, baja, rie, calla. Al final solo quedan esas grandes esperanzas. A veces me cuestiono si es mala suerte ó todo lo contrario. Si caes es mala suerte. Eso sí, cuestionate de la suerte que tienes ya que caiste por poder andar.

Lo que sí creo que para este año nada cambiará. Veo venir otro soplo de aire frío que nos mande a la mierda el castillo de cartas que como tantos otros años ibamos haciendo. Y entre tanto y tanto, vivimos. Afortunados nosotros.