26.2.06

La teoría de las vidas paralelas

Nuria es una niña con la que trabajo. Tiene problemas académicos pero, en conjunto, es y forma parte de una familia feliz, en el más amplio sentido. El otro día me contó que ella no creía en las reencarnaciones ni que después de la muerte no haya nada. Algo tenía que haber, no se podía imaginar el vacío. Y tampoco quería que hubiese la posibilidad de llegar a convertirse en un bicho cualquiera, un sapo (aunque hay muchos sapos más guapos que algunos príncipes) o una cucaracha. Así que, a lo largo de sus, todavía, escasos días, ha ido formando la creencia de las vidas paralelas. Ella siente que, en este mismo instante, hay varias Nurias. Cada vez que tenemos la necesidad de decidir algo se abren distintas alternativas, con sus correpondientes consecuencias. Pues en su teoría hay tantas vidas como opciones distintas, que se van encandenando con las anteriores y así hasta el infinito. Esta idea le vino cuando escuchó la frase de "No hay nada más injusto que no vivir todas nuestras posibilidades". Así, ahora mismo, en otra dimensión, hay una Nuria mendigo, una Nuria princesa...
Y no tuve más remedio que recordar la cantidad de veces que me he planteado qué hubiera sido de mi vida si en vez de actuar de una manera lo hubiera hecho de otra. Dónde estaría ahora, y cómo, si hubiera elegido otras cosas. Pensé que el hecho de no hacer nada también es una decisión, cuánto habremos perdido por cobardía, comodidad, y cuántas felicidades no hemos visto por orgullo, por no demostrar lo que sentimos, por miedo a no ser correspondidos y a hacer el ridículo. Para mi sorpresa, me dí cuenta de que busco y prefiero personas directas, incluso hirientes, sin miedo a decir y hacer lo que quieren, que se arriesgan. Iba a decir que las personas de las que me enamoro son así, pero no es verdad. Siempre me engañan...Será que la máscara de dignidad es la mejor coraza...Pero no hay frase más cierta que aquella "Nadie es solemne".

20 comentarios:

Rodolfo N dijo...

Por la calidad y profundidad de tus palabras, creo adivinar cual es tu profesión.Luego entiendo porque sueles ser tan certera.
Las corazas, le cierran al alma la posibilidad de volar.Igual el sufrimiento llega, antes o después, pero llega, cuando a la coraza la corroe el tiempo.Ser directo o frontal, puede ser bueno, pero cuidando de no lastimar, a veces utilizar una mentira piadosa...Pero herir es cruel, no creo que nadie lo merezca.
Mostrar desnudos los sentimientos es una virtud, pero a veces tememos ser virtuosos.Poder mostrar los sentimientos, aún a riesgo del ridículo, me parece sano. Si el orgullo lo condena, el alma lo absuelve.Es preferible volar ,aunque , duelan las caidas.Pero no privarnos de la dicha de volar...
Perdón por lo extenso... un beso

FMOP dijo...

Llegado el Carnaval y para disfrazarse es suficiente con quitar la máscara que llevamos colocada todo el año, nadie nos reconocería. En cambio para algunos ni eso es suficiente porque, tras desenmascararse, descubren que su verdadera cara es una nueva máscara.

marfade dijo...

Hola, tenia un amigo que temía reencarnar en una tortuga, no se abecés evito pisar un insecto y eso, bueno chauu

Joselu dijo...

Ante la duda -las dudas- opto por la solución de Calderón en La vida es sueño. Lo único que permanece es procurar hacer el bien. Ser directo, tajante, tirar por la calle de en medio, ser hiriente, franco... está bien para los personajes literarios y cinematográficos pero la vida requiere una dosis acertada de prudencia, de paciencia, de resignación. La vida enfrenta continuamente las sensibilidades y muchas veces, incluso sin intención, herimos o nos sentimos heridos por los demás. Bienaventurado aquel que con una dosis suficiente de equilibrio puede ir confortando, apoyando, animando, haciendo progresar a los demás. Son las personas que nos hacen más sencilla la vida. Los que lo tienen todo claro, especialmente su verdad, no sé pero a estas alturas no me gustan.

LeeTamargo dijo...

...Hay muchas formas de vivir la vida, pero están en ésta...
SALUDANDO: LeeTamargo.-

vylia dijo...

Cuando leí "La insoportable levedad del ser" de Milan Kundera, encontré una idea que había tenido desde pequeña y me gustó mucho la manera como él la expuso:

"El hombre lo vive todo a la primera y sin preparación. Por eso la vida parece un boceto. Pero ni siquiera un boceto es la palabra precisa, porque un boceto es siempre un borrador de algo, la preparación para un cuadro, mientras que el boceto que es nuestra vida es un boceto para nada, un borrador sin cuadro."

Bueno, este escrito me lo recordó. Siempre he sido muy impulsiva, porque no sé qué cosa me encuentre después y mientras lo pienso, adoro hacer tantas locuras. Un abrazo.

simalme dijo...

Rodolfo, digo herir a nosotros mismos, nadie puede perder más que los que muestran sus sentimientos.

Fmop, no sé hasta que punto no somos máscaras exclusivamente...

Marfade, a mi me pasa también, nunca se sabe, ¿verdad?.

Joselu, a una sola característica, que es poder mostrar los sentimientos y arriesgarse a hacer lo que uno quiere (siempre que NO se hiera, excepto a uno mismo), me has respondido con un prototipo que tienes en la cabeza, prefiriendo otro. No me siento cómoda con ningún prototipo, ni el que has creído leer, ni el que prefieres a ese. Muchos utilizan de excusa para no arriesgarse la prudencia, por miedo a los cambios. Nadie puede (ni debe) hacer feliz a nadie, a no ser que se lo crea él mismo (sería algo falso o por egoísmo), y sólo hay un modo, luchar por lo que se quiere. Y precisamente luchando por lo que uno quiere, se busca, y se sabe que nunca "lo" encontrarás, que no hay "la verdad". Sólo los que se resignan creen conocer lo que pierden o dejan de ganar, y se crean sus propias razones para sobrellevarlo lo mejor posible, razones que, por otro lado, las creen como si fuese "la verdad". Y a las alturas que estamos sabemos que nadie está en completo equilibrio (sería injusto pensar eso, todos somos humanos, y nadie se debería definir en base a sus efectos en los demás), pero que todos, en determinados momentos, sí lo estamos. Por lo demás, es obvio que no podemos conseguir siempre lo que queremos, y que los extremos se tocan, igual de inadecuado es extralimitarse a la hora de expresar los sentimientos (el límite está donde empiece el de los demás), como callárselos.

Lee, estoy de acuerdo, gracias por estar aqui.

Vylia, o quizá el cuadro son nuestras creencias, nuestra imagen del mundo...

Rodolfo N dijo...

S.M.: de acuerdo, te entendí, creo. Puedo enamorame , o preferir a quien me llega a herir?.
Los que muestran sus sentimientos porque pierden mas?
No pueden llegar a ganar, encontrando almas similares?
La felicidad no es un milagro compartido?
Cómo callar el amor, aún no correspondido?
Sin avasallar al otro, que riesgo hay en confesarlo?
No es polémica.
Son simplemente preguntas .
Me encantaría conocer respuestas, coincida o no con ellas.

Un beso.

simalme dijo...

Vaya honor que a alguien le interesen mis respuestas...

No creo que se prefiera a quien te hiera, pero sí es normal que si te importa esa persona te afecten más sus reacciones y, por tanto, te pueda herir más que nadie.
Los que muestran sus sentimientos no guardan ases en las mangas, dan más información de ellos mismos, y hay personas que lo pueden utilizar en su contra o, simplemente, encasillarte en una forma de ser que no es real.
Claro que a veces se gana, de hecho, es la única manera de ganar algo realmente importante.
Espero que la felicidad sea algo más frecuente que un milagro, y pienso que para conseguirla tiene que ser necesaria la compañía, aunque sea de uno mismo...
El amor no se calla, especialmente el no correspondido. Ese necesita chillarse.
Riesgo al confesarlo hay el que uno se crea. Si crees que saldrás ganando en experiencias, humanidad...ganarás. Si crees que pueden afectar tu autoestima, te afectará.

Sé que no es tu intención polemizar, como no es la mía. Al contrario, para mi es un lujo.

Rodolfo N dijo...

S.M.:
Gracias, simplemente, gracias...
Realmente un lujo tus respuestas...
Un beso

Bato dijo...

Justo hoy platicaba en la comida con mis compañeros de trabajo sobre este tema; es hermoso como el mundo conicide, no importa quienes somos, de donde, que edad tenemos, simple y sencillamente coincide. Es por ello que no importa lo que se bifurca, o lo que van "reencarnar". Si es el genoma humano, la evolución, el inconsciente colectivo, o todos juntos, no importa, porque siempre soy más feliz cuando coincido, cuando encuentro sumas que me llenan, y por ende, razón para seguir adelante.
Una más, no me importa tanto ser franco, como ser auténtico y en verdad comunicar; ser franco puede ser decir a los demás lo que pensamos de ellos, ser auténtico y comunicar de verdad es decir lo que nosotros sentimos.

Un saludote

simalme dijo...

Estoy de acuerdo Bato. Aunque siempre he pensado que, decirles a los demás lo que pensamos de ellos...¿para qué?. Un día podemos pensar una cosa, y al siguiente cambiar... O cambiar ellos. Ahora, si me lo preguntan, algo concreto, respondo.
Gracias por estar.

JM dijo...

Tu escrito es interesante. Un tema que produce respuestas instantáneas al leerlo. En lo que a mí concierne la respuesta está en nosotros mismos, nadie más...

Slv Vr dijo...

me alegra leer de ti, sobre todo en mi blog. despues de un silencio es bonito ver gente conocida.

me alegro tambien que te gustase.
un beso desde el frio

Belle dijo...

Hola Simalme... por casualidad he llegado hasta tí , hasta tu blog , te había leído en Atramentum , pero esta dirección no la tenía . LLevo un buen rato leyendo post tras post , y volveré a menudo por aquí . En realidad , ha sido el de "Vidas paralelas" el que me ha enganchado , es tanto el caudal de una vida , dá para tantas posobilidades , es tan difícil enfrentarse a los propios sentimientos que , a veces ,nos deja sin fuerzas para enfrentarnos a los ajenos , y preferimos quedarnos acurrucados , observadores de la propia vida ( o de su imagen )antes de ( por orgullo , por miedo , por inconsciencia...por vete a saber qué)quedar heridos por la furia de nuestro amor . Quien siembra silencios , recoge soledad .

Me has hecho enfrentarme a cosas en las que desde hace tiempo evitaba pensar . Gracias .

Antonio Rioseco dijo...

Tomar un camino también es escoger una máscara, es renunciar a ser algo por ser otro, sólo al nacer estamos desnudos.

Milezz dijo...

Hola niña,

Ya me hacia falta leerte. Es refrescante hacerlo, muy buena esa que te planteas, no hacer nada igual es otra decisión que se toma.

Pero lo mejor es tomarlas para ver que circo aflora de esas llamadas decisiones que tomamos, aunque aqui esta mi respuesta a esto: Que tan cierto es que somos nosotros los dueños de esas decisiones y no tal vez los hilos del destino que nos empujan hacia ellas???

Un abrazo

simalme dijo...

Jm, gracias. Te leo.
Slv, ya sabes que aqui estoy.
belle, enormes gracias. No hay mejor halago que te digan que algo de lo que haces le sirve a alguien. Muchas gracias. Y encantada de verte por aqui.
Rioseco, toda la razón. Pero cando nacemos estamos desnudos también de control. Aunque luego, a lo largo de la vida, sólo nos queda elegir nuestra derrota.
Milezz, según la situación, unas veces cuenta más el destino, y otras veces tenemos una tregua para poder modelarlo un poco a nuestro gusto, ¿no?. Besos, guapa, me alegro de verte por aqui, ya lo sabes.

Maria Caracol dijo...

Yo me pregunto si las múltiples Nurias del mundo, las múltiples Simalmes o las múltiples Marías Caracol a veces no se engañan también a sí mismas... sea con ser directas, incluso hirientes o sin miedo a decir y a hacer lo que quieren o tal vez cuando no se mueven o tal vez cuando se desbordan... y a la vez, si eso no será auténticamente la única forma de aprender a ser lo más parecida a una misma...

Muy disfrutado el texto, por cierto.
:)

simalme dijo...

María, estoy de acuerdo. El creerse de una manera determinada es siempre un engaño. Sólo somos una historia emocional y cómo lo interpretamos. Y esto lo hacemos según nuestros deseos, sobre todo, de cómo queremos ser. Gracias por estar aqui.