17.10.07

“Tal como nos ha sido impuesta, la vida nos resulta demasiado pesada, nos depara excesivos sufrimientos, decepciones, empresas imposibles. Para soportarla, no podemos pasarnos sin lenitivos. Las satisfacciones sustitutivas como la que nos ofrece el arte son, frente a la realidad, ilusiones, pero no por ello menos eficaces psíquicamente, gracias al papel que la imaginación mantiene en la vida anímica” (Freud, 1966).

“La civilización le debe mucho a las historias. El relato es como un cofre donde guardamos trozos de vida, capaces así de ser trasmitidos a las generaciones venideras. De ese modo atesora la comunidad sus mejores o más significativas experiencias, que a veces se incorporan al propio lenguaje en forma de relato semántico. Y ésa es una gran fuente de conocimiento. Y, en cierto modo, de salvación. El relato sirve para que no se pierda del todo lo vivido. En el fondo, es una manera de oponerse a la muerte. Si fuésemos inmortales, quizá no contaríamos historias” (Landero, 2001).

6 comentarios:

Rodolfo N dijo...

Cierto, tan cierto.
Cuantas veces se vistió de colores brillantes una tarde gris al percibir la ternura de alguien con quien nuestro espíritu dialoga...
Cuantas veces se iluminaron nuestros ojos y hasta brillaron de emoción con una poesía...
Cuantas veces un simple "comentario", nos hizo sonreir.
Y esas simples historias que a veces uno lee, quiza son obras maestras que trascenderan nuestras vidas...
Besos, amiga

simalme dijo...

Cierto, Rodolfo, tan cierto.

Joselu dijo...

El ser humano es un homo narrativus, necesita historias para alimentarse cada día, sea en forma de novela, cuentos, o capítulos de una teleserie. Necesitamos escuchar los avatares de otras vidas y contar los de las nuestras. Un abrazo.

pcbcarp dijo...

Y, para historias las de aquí hay tomate. O los fichajes del Madrid. Cada cual se busca las suyas, muy cierto. ;)

Ático dijo...

Me tomo el atrevimiento de poner un enlace con tu blog.
Saludos

rubén dijo...

"Si fuésemos inmortales, quizá no contaríamos historias” Landero.

Pues para Borges,si fuésemos inmortales, todos escribiríamos, siquiera una vez, la Odisea.

Curioso.