4.7.08

Noche de San Juan

Siempre he tenido algo especial con la noche de San Juan. Eso de que se queman las cosas malas, viene el tiempo bueno, de ocio, el comienzo de un nuevo ciclo (en positivo)... Hace unos años estaba en un apartamento en la playa y a las 12 de la noche fui a sacar la basura. Vi tal espectáculo que me senté en la arena y me quedé a verlo. Cada dos metros había una hoguera, tantas que casi parecía de día. Gente bailando, hablando, comiendo, bebiendo. Y las estrellas y la luna llena alli arriba. Yo estaba sentada abrazándome las rodillas, y con una media sonrisa en la cara. Hasta que el grupo que tenía más cerca se me quedaron mirando, me entró vergüenza y me volví a casa.

Desde entonces no he vuelto a "celebrar" esa noche. Pero este año, para romper la maldición, quedé con dos amigos y nos fuimos a la playa la noche de San Juan. Compramos unos botellines de cerveza, nos llevamos unas chaquetas porque hacía fresco (sobre todo mucho viento), y nos preparamos a lo que hiciese falta. Qué alegría, ver las hogueras, la gente cantando, las estrellas al lado del mar... Llegamos a la playa y estaba negra y vacía como boca de lobo. Había luna nueva y no se veía nada, tuvimos que encender los móviles para entrar (poco a poco nos fuimos acostumbrando a la oscuridad). Hacía un viento tremendo y la arena estaba húmeda y fría. El sonido de las olas, que no lográbamos ver, daba miedo, no sabías cuándo empezaban o cuándo terminaban. No era como nos imaginábamos. Eso sí, estaban las estrellas. Así que intentamos animarnos. Vamos a por las cervezas. Y en ese momento nos dimos cuenta de que no teníamos abridor. 5 cervezas de cristal, y no teníamos cómo abrirlas. Medio en broma, medio por investigar, cogí una, me la pegué a las muelas e hice fuerza.¡¡ Se abrió!!. Partidos de risa mis amigos me llamaban de todo, bruta, cazurra, te puedes haber roto los dientes... Pero como tenían ganas de cervecita, acabaron haciendo lo mismo. Con los botellines (abiertos) en la mano nos acercamos al agua, yo me atreví a averiguar dónde empezaban las olas, y chapoteé un rato. Un amigo sacó su móvil y puso música. Nos pusimos a bailar como borrachos, a carcajada limpia de ver al de enfrente hacer el tonto. Mezclábamos el salto de la rana con traspiés, con pseudobailes tribales, adorando la luna (que no se veía) y haciendo como que conocíamos el nombre de las estrellas. En ese momento se acercó un grupo de gente, con niños y perros, y encendieron una hoguera. Cuando se vió la primera llama importante nos pusimos a aplaudir y le hicimos fotos como si acabáramos de ver un ovni (de hecho, cuando las vimos, es lo que parece). Uno del grupo gritó enfadado que era la única playa de España donde estaba prohibido hacer hogueras la noche de San Juan. Vimos pasar un coche de policía (escondimos a toda prisa los botellines, aunque no está prohibido...) pero no les dijo nada.
La música nos duró muy poco, la batería del móvil de mi amigo se agotó, así que a los bailes les siguieron los chistes y los comentarios de los realitys del momento. Tengo muy pocas fotos, todo estaba negro y no sale, además, íbamos en chandal y los presumidos no querían salir con pintas de canis, ¿verdad?. Me partí de risa cuando mi amiga y yo, ya en el piso, nos acostamos en un colchón y el otro quería dormir con nosotras, se puso en medio y dijo que si alguien no estaba de acuerdo, que se fuera a su colchón.
No sería lo que esperábamos, pero sí fue una celebración de la noche de San Juan.

7 comentarios:

aljorista dijo...

Y tanto que lo fue. A veces lo más chapucero e improvisado es lo más divertido, ¡ bienvenida al verano ! besos!

Rodolfo N dijo...

Que lindos recuerdos me trae la fiesta de San Juan.
Actualmente en Argentina se celebra sobre todo en el interior del país con grandes fogatas (algunos sostienen que debe decirse "fogaratas" como las cantaba el pueblo).
Lo curioso es que este tema, que cantabamos de niños, fue adaptado del que se cantaba en España y aparentemente lo utilizó el movimiento socialista de principios del siglo pasado en Argentina.Luego pasó a cantarse siempre como canción infantil.
Aqui van las dos versiones:
Argentina:
"Aserrín, aserrán,
los maderos de San Juan,
Piden pan, no les dan, piden queso
les dan hueso y les cortan el pescuezo".(toda una crítica social)
.
España (creo):
"Aserrín, aserrán
los maderos de san Juan
los del rey sierran bien
los de la reina también.
Los del duque
ruque, truque".
(aqui parece tan sólo una canción infantil).
Un cariño para vos.

FER dijo...

Virgen santa, con los dientes... ¿De qué más habilidades estás dotada??

Besos

bato99 dijo...

aca no hay día de san juan...hasta extraño me suena...que bueno es pasarla bien así nomas

Belle dijo...

San Juan ,magia , deseos , hechizos, regresos , despedidas... sigues siendo tan especial...

Besos

Belle

francisco dijo...

Las cosas son con la emoción que las vivas. De todas formas en algunos lugares las playas se han masificado en esa celebración y aquello parece una verbena en hora punta. Una noche de playa (si la quieres con magia) mejor otra cualquiera. En cuanto al abridor de tu boca mejor utiliza unas llaves u otro objeto plano, los dentistas cobran caro.

Palbo dijo...

Todo el mundo sabe cómo es un partido de tenis entre dos personas. ¿Pero cómo sería un partido de tenis entre una persona?