9.8.08

The Milky Way Express



Ayer estuve en un concierto en el fin del mundo. Un pueblito en medio del campo, diez casas a lo largo de una carretera mal asfaltada y poco más. Era en una caseta de feria, la municipal. Pero ni había feria, ni casi gente. Entramos y cuatro mujeres de unos sesenta años estaban sentadas en "primera fila". Delante de ellas unos diez niños corrían de un lado para otro con un tapón de botella. El grupo de rock estaba ya calentando. El sonido era retumbante y no se oía nada claro. Detrás, en la pared, había colgado un abanico blanco del tamaño de un elefante (véase foto). Tocaban estupendamente, sobre todo guitarra Gibson y armónica, sin contar la voz, que para mi era el mejor (qué buen Jesucristo Superstar se han perdido, una cara linda, y una voz impresionante para el rock). Al principio estaban fríos, el panorama era como para entristecer a los teletubbies. Los niños seguían jugando a su especial fútbol taponero, unas niñas se añadieron y se pusieron a hacer el tren en una especie de conga roquera. Menos mal que llegó un hombre y les dijo que pararan. Menos distracción y un poquito más de seriedad. Los groupies éramos unos diez. Nosotros tres y amigos suyos. Pero al final bastó. Un pedazo de concierto, buenos músicos y el final, vibrante.

Ellos no lo saben pero hay historia. Una noche salí con un amigo y una amiga de marcha, como antiguamente. Mi amigo quería coger tabaco, con tan mala suerte que la máquina la habían puesto altísima, ni él ni yo llegábamos. Debajo había un grupo de chicos, y como a él le daba vergüenza pedírselo, me acerqué yo y pregunté al que me pareció más alto y accesible (el moreno de la blusa blanca de la foto, el de la armónica) que si me podía coger tabaco. Me sonrió y me dijo que por supuesto. Cogió el paquete, me lo dio y me alargó algo así como un folleto. Era un anuncio de un concierto de una banda de rock. Me miró sonriendo siempre y me dijo que si iba que me dedicaría una canción. Asentí con la cabeza, le di las gracias y me fui con mis amigos. El día de ese concierto pregunté a mis amigos que si querían ir, y ninguno estaba muy de acuerdo así que me quedé con las ganas de ver qué canción iría para mi (si es que era cierto...).

Un año y pico después una amiga me llama para decirme que vaya a una plaza del pueblo, que desde el trabajo escucha un concierto y que suenan muy bien. Se llaman "Milky Way Express". No nos sonaba, y como estábamos dudando si ir, miramos por internet. Y ahí me dí cuenta de que era el mismo grupo que "me debía" una canción. Ya por curiosidad, fuimos. Ese día sí hubo buen sonido y más gente. Corría el fresquito al aire libre y nos encantó como tocaron, así que en cuanto dijeron que unos días más tarde estarían en una aldeíta cercana, allí fuimos. (Y no, no me reconoció).

(Aconsejo que pinchéis el título del post, os llevará a su página web. Id a descargas y escuchad "Queen of night").

4 comentarios:

fmop dijo...

Una pena la falta de memoria.

Katsumoto dijo...

Ei! Qué bueno verte por "ahí" ;)
Siento si no avisé de que volvería; lo hice, de hecho, casi ni me ausenté... jejeje. :)

Un beso,

Joel

Hoochie Cooochie dijo...

Hola!!!!!!
Que maravilla haber encontrao esto...
soy el que te debe la dedicatoria, claro como al final no viniste :( weno hay te dejo mi myspace asi podemos estar en contacto y asi podei venir a mas conciertos!!!
Que se te habria perdio en el pueblo ese...
Weno lo mismo en vez de dedicar una canción en un concierto te dedico la composision del Guadajoz Blues. jejejejeje
Ala a pasarlo bien... besito besitos abrazito abrazitos for oldewol

www.myspace.com/mrhocchiecoochie

Isabella dijo...

Que bonita historia...yo tb tuve la mía paticular con esta banda y tb con el personaje final de tu historia..y es que los vi justo antes de irme para vivir y a trabajar en Granada, con mi bracito escayolao..me pasé todo el camino recordando el concierto..cuando volví a verlos...un año después..además en el mismo sitio...fue genia!!