12.1.09

"Hay dos tipos de hombres, los buenos y los golfos. Con los buenos te casas y de los golfos te enamoras. El tercer grupo está por descubrir si es un ente abstracto inexistente. Este tercer grupo definiría el amor más grande, ese que convierte en bueno a un golfo, sólo por una mujer..."



8 comentarios:

Francisco M. Ortega Palomares dijo...

Qué fácil si el mundo fuera tan simple, así sin más matices. Pero es cierto que muchas mujeres tienen esa visión sobre los hombres. De ese juicio erróneo nacen muchos fracasos de pareja.
Y siguiendo esa teoría el tercer grupo nunca podría existir porque el bueno es un poco tonto y el golfo nunca deja de tener esa pizca de maldad.
Por contra hay hombres que piensa que sólo existen dos clases de mujeres: las guapas y las buenas. Con las buenas se casa y de las guapas se enamoran. El tercer grupo... eso.

Joselu dijo...

Es el sueño de algunas mujeres, el de poder reconvertir a un golfo en un chico bueno. A veces es posible y en muchas ocasiones el experimento termina siendo imposible. En la enseñanza ves con frecuencia que las niñas buenas y aplicadas se enamoran de los más golfos. Pienso en los padres de las chicas y me produce pánico por lo que me pudiera afectar a mí algún día. Uf.

El lobo estepario dijo...

Yo siempre he pensado que debería ser más malo (perdón por no poner "peor", pero aquí no son exactamente sinónimos), porque hasta ahora ser demasiado bueno no me ha venido conviniendo.

Rodolfo N dijo...

Hay un tango "Guapo y varón" que dice entre otras verdades:
"Guapo y varón,
entre la gente de avería,
patrón,
por tu coraje y sangre fría...
Impone obediencia
tu sola presencia,
en toda ocasión...
Pero yo se que el puñal de unos ojos oscuros,
ojos cándidos y puros,
se clavó en tu corazón...

Y hoy llorás, malevo fuerte,
vos que nunca lagrimeaste
ni aflojaste ante la muerte;
suplicás una mirada,
vos que siempre te copaste
sin permiso la parada.
Ya de audaz no hacés alarde,
pues te duele la rodada
y aprendiste un poco tarde,
que el guapo se vuelve cobarde
y no vale prepotencia cuando talla el corazón.

Me has confesao,
por el vapor de la bebida
mareao,
que no te importa ya la vida
y que antes de verla
con otro y perderla
quisieras morir...
Y al recordar que la ingrata burló tu cariño
sollozabas como un niño
que aprendió lo que es sufrir".
.
Me parece que cuando aparece el amor, deviene abstracto discurrir si es bueno o golfo...

Jorge Segoviano dijo...

yo.. debo aceptarlo.. yo era un golfo y definitivamente una mujer me cambio la vida y el modo en que la vivo.

un beso enorme. abrazo y saludos :D

aljorista dijo...

y tú crees que existe la persona perfecta?? seguiré buscando, fffff besos!!

versionscelestes dijo...

Ojala encuentre un golfo bueno abstracto inexistente :-))

Besos,

Versions Célestes

Alan dijo...

Una opinión desde mi limitado punto de vista..en ese tema muchas mujeres parecen un gato jugando con un ovillo,si se esta quieto-es bueno-se aburren y hasta pueden perder el interes,pero si el ovillo se agita o se mueve-es algo golfo-les encanta intentar controlarlo ..a veces perece ser su juego favorito.
Ya digo que es cuestionable...pero,a mi parecer,más que frecuente.