2.11.08

Ela

Ela tiene 4 años, el pelo rizado y unos ojos muy grandes. Llega a las 7 de la mañana al colegio al aula matinal. Después las clases, el comedor y las actividades extraescolares de 4 a 5. El comedor acaba a las 3,30, así que durante media hora está rondando por el colegio solo con el conserje y la limpiadora. El otro día se durmíó encima de una mesa después de comer. Todo el colegio en silencio, y él dormido con la cabeza apoyada en sus bracitos que seguían sujetando la mochila (no vaya a ser que luego mamá le regañe por perderla).

4 comentarios:

aljorista dijo...

error imperdonable, error subsanado, creo que te borré por accidente al actualizar la lista!!!!

Joselu dijo...

He visto niños que estaban en actividades hasta las ocho de la noche hora en que iban a recogerles sus madres. Es terrible esa tensión laboral que obliga a tener aparcados a los niños durante buena parte del día.

Rodolfo N dijo...

Muy tierno este petit relato.
Dice mucho de la sociedad en que vivimos...

Alan dijo...

Bienaventurados los ojos a los que no escapa la ternura