24.9.08

EL VIZCONDE DEMEDIADO

"-Pamela, he decidido estar enamorado de ti -le dijo.
-¿Y por eso destrozáis todas las criaturas de la naturaleza?
-Pamela -suspiró el vizconde-, no tenemos nungún otro lenguaje para hablarnos. Cada encuentro de dos seres en el mundo es un desgarrarse. Ven conmigo, conozco ese mal y estarás más segura que con ningún otro; porque yo hago el mal como todos; pero, a diferencia de los demás, mi mano es segura.
-¿Y me destrozaréis a mí también, como a las margaritas o las medusas?
-No sé lo que haré contigo. Sin duda, el tenerte me hará posibles cosas que ni siquiera imagino. Te llevaré al castillo y te tendré allí y nadie más te verá, y dispondremos de días y meses para comprender lo que debemos hacer e inventar modos siempre nuevos de estar juntos."


"Yo, en cambio, entre tanto fervor de integridad me sentía cada vez más triste e imperfecto. A veces uno se cree incompleto y es solamente joven.
Había llegado a los umbrales de la adolescencia y aún me escondía entre las raíces de los grandes árboles para contarme historias. Después me entraba vergüenza por estas fantasías y salía corriendo.
Y llegó el día en que también el doctor Trelawney me abandonó. Yo no había visto nada. Estaba escondido en el bosque contándome historias. Lo supe demasiado tarde y eché a correr hacia la playa gritando:-¡Doctor, lléveme con usted, no puede dejarme aquí, doctor!
Pero ya los barcos estaban desapareciendo en el horizonte y yo me quedé aquí en este mundo nuestro lleno de responsabilidades y de fuegos fatuos."


Italo Calvino

1 comentario:

Alan dijo...

Esos cuentos de Calvino son una delicia... con "El Barón Rampante" y "El Caballero Inexistente" me dí un atracón de buenas letras una tarde...y la acabo de recordar.