10.10.05

Declaración de intenciones

No soy el mejor en nada, ni me interesa demostrarlo. Pero con que hubiese uno, sólo un lector habitual que tenga como rutina leer lo que escribo, por identificación o curiosidad, da igual, sólo con eso me daría la literatura todo lo que pido. Algo parecido a lo que ha pasado con la página web que he hecho para mi asociación de mayores. Ha escrito un muchacho joven de Colombia dándonos las gracias por la ayuda que ha encontrado en ella. Tiene una madre con Alzheimer, la cuida él sólo, y los ejercicios de memoria y los consejos de mi página le han sacado de más de un apuro. Gracias a ti por darme la oportunidad de que una creación mía haya servido de algo.

4 comentarios:

Finn dijo...

He aqui uno. ¿O pensabas que iba a ser tan fácil librarte de tus también seguidores ?? Porque, mientras tengas cosas que decir, yo, tendré algo que leer.


Y no creo que lo explique mejor. Ni siquiera peor. Diferente simplemente. Quizá se deba a un, como decirlo ... excesivo pragmatismo.

De ahí que mi pasión sea la fotografía.

martika dijo...

En el fondo todos los que escribimos queremos ser leídos...

simalme dijo...

Mi Pip favorito, me caes mejor que el de Dickens. Gracias, gracias. Si alguna vez me he planteado dejar el blog, ahora aparcaré un tiempo esas ideas. Mientras tengas algo que leer de mi, tendré algo que escribir.

simalme dijo...

Martika, claro que queremos ser leidos, pero con gusto e interés, no sabiendo que pueden darnos de vuelta y media lo que escribimos (que me lo pueden hacer) o por aburrimiento. En ese caso yo preferiría que no me leyesen. Así aprendería algo, Silvia, quítate de la escritura que no es lo tuyo. Gracias por estar aqui, Martika.