17.10.05

Los reyes magos existen

Muerto, dentro de su tumba, sólo pensaba en cómo descansar. Boca arriba le dolía el coxis. Y de lado...de lado era imposible, no podía moverse. Pero un día asomó la cara el fantasma de Campanilla y le preguntó: ¿porqué no te puedes mover?, yo llevo siglos volando y sobrevolando el mundo y estoy tan muerta como tú. De fondo se escuchó la voz de un niño, casi bebé que, medio balbuceando, les respondió: Campanilla, a tí te mueve la fantasía, los sueños. A él nadie lo sueña, nadie lo incluye en sus historias, ya murió y es sólo eso, un cadáver. Pero entonces, ¿porqué hablo?, ¿porqué pienso?, preguntó el esqueleto. Campanilla bajó la cabeza y se fue, dejándole sólo con el silencio. No lo entiendo, mis hijos se reían cuando les contaba cuentos todas las noches, les gustaba lo que les decía. No lo entiendo. Hizo un esfuerzo por moverse, pero no lograba arrancar un solo gesto a su maltrecha osamenta. Y recordó que un día, una tarde oscura por la lluvia, jugando con sus hijos les confesó: los reyes magos no existen, el amor es una falacia, todos nos creemos mejores que los demás y la única forma de serlo realmente es no creer en historias, saber y conocer qué tenemos alrededor objetivamente, sin mentiras. Y en un instante se dio cuenta de lo equivocado que estaba, lo difícil que le hubiera sido creer en su situación actual. Sólo hay un medio de salir de aquí. No soy nadie, soy un esqueleto, no tengo ni carne. Pero voy a ver lo que hay fuera. Tengo una tabla de pino encima, quiero romperla, la estoy rompiendo, se está rompiendo, veo un rayo de luz por la fisura, el rayo se hace más y más grande, la luz lo inunda todo, la madera estalla, mis huesos se encarnan y...estoy fuera.

10 comentarios:

Javier Munguía dijo...

Saludos, Silvia. He leído este tu nuevo relato y no me ha convencido del todo. Quizá el mensaje me parezca demasiado evidente, quizá la configuración del personaje me parezca demasiado sencilla -no creía en la fantasía de vivo, sino en la realidad objetiva, y ahora de muerto se ha dado cuenta de que aquélla existe y que él puede hacer cualquier cosa acompañándose de ella-. El planteamiento no está mal, ahora que lo pienso. Quizá me chocó que haya estado tan visiblemente expuesto ante los lectores, en vez de que ellos lo descubrieran, con lo cual se le resta misterio al texto. Nos vemos pronto.

simalme dijo...

Todo es sencillo, evidente, como en un cuento para niños(reyes magos, Campanilla, padres que cuentan cuentos...).

PeterPan dijo...

Y tú, Campanilla, en que piensas cuando echas a volar?

YoRcH dijo...

woow me gusto mucho mucho.... te encontre por el link2 blogs!!....saludos de Yorch

simalme dijo...

Pienso en que como vuele muy alto, más dura será la caída, Pedro Bread.
Yorch, muchas gracias, yo también pasé por tu blog. Me alegro de que te haya gustado, mucho.

KATSUMOTO & KOYUKI dijo...

Saber que tenemos alrededor objetivamente....mmm...me da que pensar...la propia objetividad tuvo que ser alguna vez subjetividad de muchos...que me cuentas mas de esto?

P.S: GUUAAAUUU!! ME ENCANTA LA NUEVA PRESENTACION DE TU BLOG!

No es demasiado rebuscada como otros. Los colores son guapisimos igual que las imagenes.
Quizas la lista de -"lo poco que se salva de la quema", prueba con alguna otra combinacion de color de letra, pues no acaba de ser 100% claro para leer. :)

2 Bs: 1 Bso + 1 Buenas noches

simalme dijo...

Una vez oí que la objetividad era el único sueño que les queda a los que no sueñan.

Javier Munguía dijo...

Se espera con curiosidad y aprecio algún nuevo texto tuyo, Silvia. Saludos.

Slv Vr dijo...

podria empezar a nadar en la redundancia pero tengo miedo a ahogarme. Por eso simplemente: me alegro tambien.
Podrias explicar eso de intimista?

Un beso. Slv.

simalme dijo...

Una alegría, Javier, pensar que se espera un texto mío. Gracias.