4.10.05

Cuando un recuerdo se escapa

Y un día, de repente, se le escapó el recuerdo. Se vió sólo aburrido de buscar, cansado de recordar para vivir. No soy ningún Néstor, quiero una vida, que se llame como tal. Redonda y fuera de ti. No se acordaba ya de lo que había pasado, sólo sabía que había pasado. Y que fue feliz. El único momento en su vida que, en presente y futuro, denominó "feliz". Se fue su cara, su olor, su tacto (lo que más le dolió perder), y se quedó resignado a la insatisfacción, a los términos medios, los ocios tapa-penas y las resacas de no pensar en más. Todo fue un paréntesis entre retóricas asqueadas de vivir, un oasis entre tanta muerte (tanta vida, demasiada vida, para tanto muerto). Y ver que luego solo queda esto, el papel en blanco, el hueco de los rincones, las paredes que vigilan, las conversaciones románticas con el perro, las puestas de sol odiosas, los amaneceres sin pilas, el sexo "este techo necesita una pinturita" y el tiempo contado hacia atrás. Y, sobre todo, la extrañeza de darse cuenta de que había olvidado, de que un día, de repente, se le escapó el recuerdo. De que estaba sólo aburrido de buscar, cansado de recordar para vivir...

11 comentarios:

KATSUMOTO & KOYUKI dijo...

Cansado de recordar para vivir...me recuerda a la pelicula Memento.
Si no puedes crear nuevos recuerdos, es como si estubieras muerto. La unica solucion es crearse un vida con suficientes incognitas para sostener una minimo deseo de seguir viviendo...

simalme dijo...

Explícame eso de crear incógnitas para seguir viviendo, si no te importa. ¿Te refieres a algo parecido a lo que tiene que hacer el protagonista de Memento? o, simplemente, seguir por curiosidad?

Luunna dijo...

La verdad esta muy bueno,me siento identificada con todo lo que dices y escuchado a tantas mujeres decir"este techo necesita una pintura" en conversaciones de mujeres por supuesto,pero una vez tambien se lo escuche a un hombre respecto a su mujer, asi que pensar que no se dan cuenta es como querer tapar el sol con un dedo,pero cuando son muchas las insatisfacciones,y pocas las ganas,yo creo que hay que salirse,ahora me diras tu no es tan facil,por supuesto que no lo es por eso hay tanta gente por ahi infeliz, y digo infeliz,no porque la vida sea un estado permanente de felicidad no, la felicidad son momentos nada mas, de los cuales tenemos que guardarlos en un pequeño pedazo de nuestra memoria, para que nos ayuden a seguir viviendo en la cotidianidad.
No vi la pelicula Memento, por lo tanto no sabria decir si es eso.
Solo hablo de lo que conozco,pero de tanto pensar en los recuerdos uno cabe en la cuenta que no se puede perder el presente, pensando en lo que fue y que tiene que dar vuelta la pagina y enfrentar nuevos retos,nuevos proyectos para que la mantengan viva
Un saludo cariñoso tu blog salio en Link2Blogs y lo linkee y mira que sorpresa me gusto tu blog, tu tema y aqui estoy escribiendo.
PD:Te linkeare en mi blog

Javier Munguía dijo...

El texto no me gustó tanto. Luego me extenderé, antes que lleguen otros comentarios. Te dejo mis saludos.

Javier Munguía dijo...

Quise decir que el texto no me gustó tanto, que luego que extenderé; que antes, lleguen otros comentarios. Te dejo mis saludos.

simalme dijo...

Lunna, muchas gracias, por todo y por "hablarme". Me ha gustado y estoy de acuerdo en todo lo que dices, te leeré y tendrás noticias mías. Un saludo.

simalme dijo...

Javier, para mi tiene muchos fallos, ya me explicarás a cuáles te refieres tú o porqué no te gusta. Un abrazo y gracias por darme tu opinión.

Pip dijo...

Olvidar. Recordar. Los extremos al final se tocan. No hay recuerdo sin olvido, ni olvido sin recuerdo.




Soy de los que piensa que no somos quien para retener nada. Ni siquiera un recuerdo. Dejalos escapar. El olvido está lleno de memoria.

simalme dijo...

Como siempre un gusto tus palabras, Pip. No te mueras nunca¡. Quien recuerda que olvidó es porque recuerda lo que cree olvidado, es decir, no olvida.

KATSUMOTO & KOYUKI dijo...

Disculpad que rompa la atmofera...
quien olvida es porque ya no recuerda. Y punto.
Y recordar que una ha olvidado...entonces es que no ha olvidado! ;)

Crear incognitas para seguir vivendo:
Me refiero a que cuando la vida llega en un punto que ya no te ofrece motivos para seguir viviendola de manera natural, hay que crearlos uno mismo.
En el caso de la pelicula estos motivos son las incognitas sobre el asesinato de su mujer.
Opino que a pesar de ser bueno crearse extra motivaciones, nunca hay que olvidar de disfrutar de los pequeños detalles que la vida te ofrece.
Sobre este tema hay un libro que me gusto mucho:
"Dios vuelve en una Harley". de Joan Brady.

besos.

simalme dijo...

Estoy de acuerdo, Katsumoto, a veces hacemos más complicado todo. Pero a veces no se puede disfrutar de los pequeños detalles, quizá por eso la necesidad de creación. Estaré pendiente de ese libro. Muchas gracias por estar aqui.